Tips para comenzar una vida saludable

Hasta ayer fueron 13 días sin entrenar y sí que se nota que al cuerpo le cuesta un poco agarrar el ritmo…

Siempre me preguntan qué hice…y no, no hay secretos mágicos, pero sí algunas claves o pasos recomendables…

Como bien dijo @SaschaFitness hace un par de días, la fuerza de voluntad no siempre es suficiente, así que hay que tirar un poco de rutina y organización, porque no saben lo bien que pueden sentirse cuando terminan de entrenar un día que no querían oír hablar de ejercicios; creo que realmente esa es una de las mejores sensaciones al poder decir: LO HICE…

Screenshot_2016-01-04-07-02-37-1

Ahora en enero seguramente los gimnasios estarán super llenos; ahora casi todos tendrán entre sus metas bajar de peso o incorporar más actividad física a su vida diaria, y esta muy bien que pensemos así, pero que eso no se quede en una lista, hagámoslo posible.

¿Cómo comenzar? Primero entender que de la noche a la mañana no podemos levantar todo el peso del mundo o aguantar demasiado tiempo.
Ser progresivos y pacientes. Empezar con pequeños lapsos y baja intensidad. Incluir siempre que se pueda pesas y cardio, y respetar siempre el estiramiento al terminar.

En segundo lugar, no hay excusas. 15 minutos son suficientes. Si tu presupuesto no da para pagar la matrícula o entre el trabajo, la universidad o la familia no tienes tiempo, seguramente sí que tendrás 15 minutitos para hacer ejercicios al ritmo de un video de YouTube. Te recomiendo un canal que he empezado a seguir: Sergio Peinado; con rutinas exprés y respuestas a las dudas más frecuentes. Informarse es clave.

En tercer lugar, después de los excesos navideños toca «parar un poco el pico» como decimos por aquí y la alimentación es tan o más importante que el ejercicio. Cambios pequeños pero efectivos:

1. Cero gaseosas o refrescos. Desterradas de tu vida. No aportan nutrientes y en las mujeres suelen ser la causa de la celulitis que tanto odiamos.

drink-951018_960_7202. Cambia el azúcar refinada por algún edulzante natural como la Stevia. Y sí, sé que es más costosa o no se consigue fácilmente, pero si poco a poco vas disminuyendo el azúcar que consumes notarás como tu paladar nota más los sabores. Hazte un favor, tómate el cafesito sin azúcar, o intenta ponerle un solo sobresito para empezar.

3. Hidrátate… no digo nada nuevo. Todos sabemos que hay que tomar agua; y no, las aguas saborizadas no cuentan. Este tipo de aguas son super altas en sodio, lo que nos hace retener líquidos y por ende de nuevo nuestra temible enemiga viene al ataque: celulitis…

Recuerdo que yo era la primera en decir que me costaba tomar agua, no podía; sentía que se me revolvía el estómago. ¿Cómo solucioné? Antes siquiera de saber que era una buena práctica, empecé a colocarle las gotitas de un limón exprimido a mis botellines de agua y desde allí todo fue más sencillo… inténtalo, es más natural y más barato.

a-cup-of-coffee-399478_960_7204. ¿Y si me ataca la ansiedad qué hago?
Pues tomar agua, café o té…
Muchas veces confundimos la sed o los nervios con hambre. No dejemos que esto nos gane la batalla. Debemos aguantar un par de minutos… sin embargo, si esto continúa revisemos hace cuantas horas hemos comido y si podemos incluyamos un snack saludable. La clave es haberse organizado y tener siempre algo en el bolso o cartera, en el coche o en el cajón de la oficina.

Recuerda que para comenzar debes deshacerte de todo eso que sabes que te hace mal, incluida tu preciada Nutella o esa galletita que tienes para casos de emergencia.

Dicen por allí que para crear un hábito se necesitan 21 días, así que sabes que esos primeros 21 días serán los más duros, el resto tendrá sentido solo…ya lo verás…

4. Por último y no menos importante, la clave es llevar una alimentación balanceada. ¿De qué se trata? Simple: incluir en todas las comidas los diversos grupos de alimentos según nuestros requerimientos… ¿Recuerdas la pirámide alimentaria que te enseñaron en el colegio? Pues precisamente esa: mayor consumo de vegetales y frutas. Acompañados por carbohidratos: pan, pasta, arroz, etc; seguidos siempre, siempre, siempre con alguna proteína: carne, pollo, pescado, huevos, pavo, jamón…etc. Y finalmente, grasas buenas: aceite de oliva, aguacate, semillas de lino o linaza, semillas de chía, aceitunas…

fruits-82524_960_720

Es recomendable hacer 5 o 6 pequeñas comidas cada 3 o 4 en lugar de solo hacer 3 comidas principales.

5. ¿Y los lácteos donde los dejamos? Pues según nutricionistas expertos no debemos eliminar ningún grupo alimenticio de nuestras comidas diarias. Sin embargo en mi experiencia personal y dada la escacez de Venezuela, no considero imprescindible los lácteos. Vegetales como el brócoli aportan el calcio y el hierro que puedes necesitar, solo por dar un ejemplo.

milk-518067_960_720Sin embargo, si tu meta es perder grasa consulta bien la cantidad de lácteos que puedes incluir; y si quieres usar otro sustituto, intenta hacer tus propias leches o bebidas vegetales, porque aunque en España puedas encontrarlas todas en el supermercado, ciertamente su precio dista de ser económico, y al leer los ingredientes puedes notar como muchas de ellas usan azúcar o tienen como ingrediente principal agua; no digo que esto sea malo, pero si sientes que comer saludable se lleva gran parte de tu presupuesto, este pequeño ahorro al realizar tu propia leche vegetal puede notarse a final de mes.

Intenta hacer leche de arroz o avena quizás, y luego ve probando con algunas otras opciones si así lo crees pertinente…

Por último, un poco repitiéndome, quizás lo más importante es ser previsivo: intenta organizar todas tus comidas el día anterior o un día a la semana. Ten siempre esa comida a la mano, y verás como a la vez que ahorras, estarás cuidando tu salud y bienestar.

 

Como dice @lavidaorganica, invertir en tu salud evitará que inviertas en tu enfermedad…

Empieza con pequeños cambios. Estoy segura de que sí puedes lograrlo…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.