¿Postres saludables=cantidades ilimitadas?

De aquí para allá en páginas webs y redes sociales vemos cantidad de recetas y postres saludables, sin embargo este tipo de publicaciones generan confusión en muchos de nosotros…¿Son tan saludables?¿Puedo comérmelos todos?

El primer pensamiento es: «Esto es saludable, así que puedo comer toda la cantidad que me provoque».

brownie-548591_960_720

Pues déjenme bajarlos de esa nube compañeros… Ese es el primer saboteador. No respetar las porciones y querer comernos todo el envase de mantequilla de maní, abusar de los postres saludables que hacemos comiéndonos dos o tres, o salir siempre con una barrita de proteína o un scoop de whey protein como la solución para todo.

Ciertamente estamos consumiendo alimentos de mejor calidad, con ingredientes que conocemos y son menos procesados, pero no por ello debemos olvidar que suman y tienen calorías y nutrientes que nos pueden hacer exceder nuestros macros, más aún si lo que queremos es perder peso.

¿Cuándo y cómo consumir los productos y postres saludables?

En primer lugar, ¿tienes un plan alimenticio gestionado por un especialista?, ¿tu objetivo es perder grasa o aumentar el porcentaje de masa muscular? Debes saber que todos tenemos que consumir cantidades diferentes de alimentos basados en nuestra estatura, peso y objetivos; nuestros requerimientos diarios varían incluso si medimos y pesamos lo mismo pero queremos cosas distintas. Aquí dirás: «Yo solo quiero ser más saludable y no contar calorías»; siendo así, sencillamente como ya debes  haber venido haciendo, intenta cambiar alimentos procesados por alimentos lo más directamente extraídos de la naturaleza que se pueda, donde la lista de ingredientes se limite a cosas que conozcas y puedas pronunciarlos: mientras menos mejor.

strawberries-395590_960_720

En segundo lugar, teniendo claras todas estas interrogantes, ¿sigues sin saber porque es malo comer en exceso esos postres deliciosos y light que tanto te gustan? Pues porque ellos, por muy deliciosos que sean, no pueden sustituir por completo una comida de las que tu cuerpo necesita diariamente, y al consumirlo de postre precisamente con una de ellas estarás excediendo con la suma de ambas cosas tus requerimientos.

Pero calma, no todo es una tragedia, sí debes consumirlos e incluirlos en tu alimentación. Sí, una o dos veces por semana no pasa nada, solo tienes que ser REALMENTE HONESTO y comer limpio el resto del tiempo. Además si los consumes en momentos estratégicos como en el desayuno o antes o después de entrenar seguro que tu cuerpo los utilizará como gasolina y no se acumularán como grasa.

Ya sabes, come saludable, pero no acabes con todo en una sentada… ¡disfruta cada bocado y valóralo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.