«No hay forma de fracasar si eres tú mismo»

«No existe el fracaso en la vida hasta que tratas de ser alguien que no eres. No hay forma de fracasar si eres tú mismo». Phillip Deere.

Hoy en día veo a cada lado en mi camino y encuentro mucha gente perdida, sin saber bien a dónde va o cómo lograrlo. No diré que yo siempre lo he tenido claro, o que no dudo acerca de las decisiones que he tomado, pero intento conocerme y ser auténtica para poder seguir adelante. Cualquier cosa fuera de ese «ser» que es en realidad quien soy solo me llevará lejos de mis metas y mis sueños… Sencillamente, no debe importarte lo que dicen los demás si estás seguro que eso que quieres es lo que enciende la chispa interna y te mueve a ser mejor cada día.

«No hay forma de fracasar si eres tú mismo»…pues claro, nunca serán fracasos…serán decisiones, serán opciones, serán aprendizajes, se tratará del «tú» de ese momento y en ese exacto nivel mental...nunca podrás hacer algo para lo que no estás preparado desde adentro, y si ese algo llega sin que lo estés, verás que realmente no durará mucho.

20140809_171029Máscaras y multi-«yo»

Como ya les he comentado en mi artículo Del «fitness» o de superar barrerassiempre tuve unos cuantos kilos de más, era una chica gorda y me sentía mal con ese hecho, a tal punto que dejaba que condicionara mi vida y mi personalidad. Dejaba de ser yo, actuaba para conseguir aprobación externa, cuando en realidad necesitaba aprobación interna. Actuaba como se suponía que debía actuar la «amiga gorda del grupo», y cuando sencillamente tenía alguna actitud o comportamiento que no estaba dentro de ese patrón la gente me desconocía porque «no era yo», pero sí, sí lo era, solo que el «yo» que les mostraba siempre era una máscara que yo misma había creado…No me sentía feliz, me sentía atrapada, siempre estaba interpretando un papel y un rol, y por lo tanto siempre fracasaba.

No me pregunten cómo, sencillamente en respuesta a las cosas que me sucedieron y a cosas que comencé a leer y ver en mi vida decidí dejar eso de lado. Hubo una ruptura con todo lo que conocía hasta entonces: se había acabado la universidad, había dejado de ser parte de mi grupo de amigas y había roto con mi novio… No tenía ni idea de quién era Andrea, qué le gustaba o qué la hacía ser ella misma… Así que, ante un nuevo panorama: dos años para terminar mi segunda carrera, nuevos compañeros de clase y nuevo trabajo, empecé a conocerme, aceptarme y actuar con base en lo que verdaderamente descubrí que me hacía ser yo…

Recuerdo esos años con especial cariño porque me sentí realmente liberada de mí misma y de mis prejuicios. Me di oportunidades, tomé decisiones y luego cambié de opinión, pero finalmente me di cuenta de lo que realmente formaba parte de mí: fui yo, y puedo decir que triunfé sobre el fracaso…sí, triunfe porque me atreví, porque me dejé vivir, y porque eso me permitió atesorar muchos momentos…

20141202_171011_1Aportar mi granito de arena

Hoy en día, solo un par de años después (que no tengo tantos je,je,je) sigo redescubriéndome, pero actúo sin máscaras. Soy yo, con mis virtudes y defectos, y no intento caerle bien a nadie o aparentar algo que no soy… Esta soy yo, me gusta ejercitarme, pero obviamente hay días que no quiero ir y prefiero comerme un tarro de helado viendo películas; me gusta cocinar saludable, pero muero por los dulces; así que intento mantener el equilibrio, pero también lo pierdo en otros tantos momentos; me gusta la moda, la ropa, los zapatos, pero ya aprendí que comprar y comprar no llena los vacíos internos; pero sobre todo, hoy en día me he dado cuenta de que, a pesar de todo lo material que pueda haber atesorado como prioritario en algún momento, amo y guardo en mis recuerdos con más celo todos esos momentos perfectos que me han hecho ser quien soy junto a todas las personas que han entrado en mi vida como amigos o familiares; los recuerdo a todos y cada uno, porque me enseñaron algo y fueron parte de esto. Les pido disculpas si durante mi aprendizaje actué mal o les hice daño, nunca he actuado con esa intención.

Hoy solo intento mejorar cada día, quererme, respetarme, para así poder aportar mi granito de arena con mi actitud, sin querer encajar y simplemente siendo Andrea y abriéndoles las puertas a mi #EstiloKairós

Esto es solo un ejemplo, esto es solo una disertación, mi mensaje final es: conócete, descúbrete, pon tus límites y rómpelos para crecer. Sé tú mismo y siempre triunfarás, porque no hay errores, solo caminos… y debemos disfrutar tanto del camino como del llegar a la meta…

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.