¿Ese café te está saboteando?

¿Es posible que tu café te esté saboteando?

Pues sí. Muy posible…

Todo lo que comemos cuenta…

Quisieramos que no, pero lamentablemente es así… Nuestro sueño dorado de comer y comer sin nada que importe no es posible a menos de que Dios nos vuelva a hacer de otra manera diferente… pero así somos perfectos, unas pequeñas (o grandes je,je,je) maquinitas  que se regulan, se alimentan, se mantienen y respiran cada segundito y nanosegundito de sus existencias… y por tanto, todo lo que nos pasa, adentro o afuera nos afecta…

Yo soy amante del café y eso es bien sabido, más allá de una bebida se ha convertido para mí en un placer del día, en una pausa y un respiro…En un reconectar con mi mente… Pero precisamente porque tomo café todos los días es que debo cuidar mucho el CÓMO lo hago…y así os explico…

Cómo tomas tu café

El café tiene numerosas propiedades positivas: acelera el metabolismo, puede ayudar a calmar los síntomas de la migraña y ha beneficiado a personas que padecen de diabetes tipo 2, entre algunas otras propiedades…pero puntualicemos algo: es el café, no el café con leche o el café con nata…sí, este es el problema

20160121_110053aDos o tres tazas de café al día pueden aportar todos esos beneficios, pero muchas más pueden llevar a alteraciones de nuestro organismo. Además, resulta que todo lo que le ponemos al café suma calorías e ingredientes no tan beneficiosos que pueden estar echando por la borda todos nuestros esfuerzos... No digo que no pases por tu Starbucks favorito, solo digo que te pienses mejor si quieres extra de caramelo o nata en tu café… Con un café americano o guayoyo, o un potente expresso tendrás todo lo que necesitas del café sin caer en lo que no debes…Incluso lo que utilizas para edulzarlo cuenta…un día no pasa nada (sí, ya lo dije), pero todos los días, o muchos días sí… ese capuccino, ese moka, ese ginger bread latte de invierno… o también el chai tea latte (aunque no sea café)… Para resumirte: esos deliciosos cafés tienen tantas o más calorías que un postre convencional, y no es un secreto… Starbucks nos lo confiesa en sus folletos nutricionales…esos que están ahí al lado de las servilletas y la sacarina y que nadie ve…

Y aunque tome esta famosa cafetería como ejemplo, no es menos cierto que hasta el que haces en tu casa o tomas en la cafetería de la esquina puede sabotearte si lo haces con leche completa y le pones dos o tres sobres de azúcar… piénsatelo mejor a eso de las 4:00 p.m. cuando te provoque el café de media tarde, pídelo solo (o con agua -guayoyo-), si no es necesario no lo endulces, y si lo haces procura que sea con stevia.

Sin embargo, si te sigues resistiendo, utiliza alguna de esas leches vegetales. Si la compras en el supermercado verifica que no tenga azúcar, pero si puedes prepararla tú mejor aún…

¿Tienes avena o arroz blanco? ¿Almendras o avellanas? Pues ya tienes leche vegetal en potencia… Deja cualquiera de estos ingredientes en remojo toda una noche. Bota esa agua y coloca 1 taza por cada taza del ingrediente que estés utilizando y licúa con paciencia… Luego cuela el resultado con un colador de tela. El líquido resultante será tu leche…Los restos en el colador sécalos en el horno y tendrás harina para preparar postres…

Así qué, ¿ya sabes como preparar tu café?

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.