Azúcar, ¿por qué es tan dañina?

Siempre nos han dicho que el azúcar refinado es perjudicial para nuestra salud, en exceso o no, pero quizás no sabes el porqué. Aquí te lo cuento:

Mucho llama la atención esta temática y si eres anti-azúcar, como lo soy yo, seguramente te dicen exagerado o loco, pero es así, el azúcar es como una droga, incluso peor.

Esta sustantiva es obtenida en su mayor parte de la caña de azúcar y en otro porcentaje menor de la remolacha (alrededor del 25%), pero a pesar de su alta producción es una sustancia que el cuerpo realmente no necesita, al menos no de esta forma.

El azúcar al entrar en nuestro organismo es procesada por el hígado, que como órgano fundamental tiene una capacidad de sintetizarlo muy baja (su capacidad de hacerlo se agota rápidamente), y los descompone en glucosa y fructosa.

Gran parte de nuestros procesos son hormonales y estos dos componentes (glucosa y fructosa) afectan a las hormonas y las descontrolan en gran medida si los consumimos en presentaciones inadecuadas, como en el caso del azúcar refinado o alimentos que la contengan.

El cuerpo no puede procesar la fructosa, no tenemos la enzima que se encarga de descomponer esta molécula y por lo tanto solo la podemos acumular como grasa; en segundo lugar, solo la parte de glucosa es la que nos sirve para llenar las reservas de glucógeno de los músculos, y cuando este espacio de reserva se encuentra lleno se acumula como grasa (tejido adiposo); así que directamente al sobrepasar tus límites naturales diarios estás mandando y mandando más cargas a ese depósito que nunca deja de expandirse si le sigues enviando contenido.

Azúcar, ¿por qué es tan dañina? - www.estilokairos.com
Azúcar, ¿por qué es tan dañina? – www.estilokairos.com

Sin embargo, digamos que no te importa llenar tus depósitos de grasa, que clínicamente está clasificada como un agente perjudicial y un factor de riesgo para diabetes, o problemas cardiovasculares (solo por mencionar algunos), pero el detalle no solo es ese, sino que el cuerpo tiene unos pequeños receptores que se encargan de recibir el azúcar en el cuerpo y que al capturarla y trasladarla se quedan “exhaustos” y saturados, dañándose irreparablemente; así que la próxima vez que tengas que consumir azúcar tendrás menos de estos pequeños receptores (dopamina)disponibles para tratarla: ¡estás destruyendo parte de tu organismo!

Estos receptores seguramente te suenan; la dopamina está involucrada en el cerebro con la motivación, la actividad motora, la activación del sueño, el humor, e incluso el aprendizaje, así que cada vez que algo te satisface, te motiva, o estás involucrado en procesos de aprendizaje liberas dopamina. Y, si ya hay unas cuantas estropeadas, ¿no crees que tu cuerpo funcionará igual en estos procesos?, o ¿sí? Cada vez tu cuerpo sentirá menos el azúcar porque menos receptores las detectarán, y necesitarás más y más cantidad de ella: ADICCIÓN…idéntico al proceso de las drogas.

Por otro lado, y volviendo al punto de acumulación, cuando consumes azúcar también se elevan los niveles de insulina en la sangre y esto causa que no quemes grasa como fuente de energía, así que además de acumularla, tampoco estarás quemando la que ya tienes.

Ciertamente el cuerpo necesita glucosa que se convierta en glucógeno, pero no la proveniente del azúcar, con sus derivados y miles de nombres, ¡no!, este glucógeno puede obtenerse de los carbohidratos fibrosos o carbos buenos que generan respuestas hormonales más saludables sin crear picos de insulina, y que básicamente se utilizan día a día para los procesos internos y la energía de los externos, teniendo así menos tendencia a acumularse como grasa si los consumes en cantidades moderadas.

Azúcar, ¿por qué es tan dañina? - www.estilokairos.com
Azúcar, ¿por qué es tan dañina? – www.estilokairos.com

Quizás en este punto estarás pensando en no ponerle azúcar a tu café, o no añadirla a los zumos, pero realmente eso no es suficiente. El azúcar se encuentra oculto en muchos alimentos y con diversos nombres: sacarosa, fructosa, glucosa, dextrosa, jarabe de maíz, lactosa (el azúcar de los lácteos), maltosa; muchos de estos nombres son los que aparecen en las etiquetas de los productos para que el consumidor se despiste un poco, sobre todo cuando los venden como saludables…así, que no solo es retirar el azúcar refinado de tus preparaciones…

La recomendación entonces es que leas, te informes, verifiques las etiquetas de los productos que consumes y sustituyas el azúcar por opciones menos dañinas como la stevia o endulzantes naturales. Evita la miel (o el exceso de ella), el agave (porque es fructosa que el cuerpo no digiere), y las preparaciones ya listas que encuentras en supermercados, chiringuitos o restaurantes, en las que probablemente estén incluyendo este ingrediente; incluso los zumos naturales pueden llevarte al desbalance si no los controlas, pero de esto os hablaré en otra ocasión,

 

Saludos y besos,

by Andrea, Estilo Kairós…

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.